EN
InicioTemas de consumo

Prácticas abusivas

¿Sabe cómo actuar ante una práctica abusiva o desleal?

Si es residente europeo y compra productos y servicios en una empresa con sede en la UE, Islandia, Noruega y Liechtenstein, la legislación europea también le protege frente a las prácticas comerciales abusivas o desleales.

Al publicitar, vender o suministrar productos, las empresas deben darle información exacta y suficiente para que pueda decidir si compra o no con conocimiento de causa.

Si no le dan esta información, puede considerarse que su actuación es desleal. Si le tratan con deslealtad tiene derecho a recurrir.

Prácticas comerciales desleales:

  • Prácticas engañosas, ya sea por acción (dar información falsa) o por omisión (ocultar información importante).
  • Prácticas agresivas para forzarle a comprar.

El precio indicado en una oferta debe incluir todos los impuestos y los gastos de envío. Si hay costes adicionales que no pueden determinarse de antemano, también deben decírselo de inmediato.

Las cláusulas contractuales deben estar redactadas en lenguaje claro y comprensible. Cualquier posible ambigüedad se interpretará siempre a favor del consumidor.

Además del requisito general de "buena fe" y "equilibrio", la normativa de la UE recoge una lista de condiciones concretas que pueden considerarse abusivas. Si las condiciones de un contrato son injustas, ni son vinculantes para usted ni puede invocarlas el vendedor.

  • Si parece demasiado bueno para ser verdad probablemente lo sea.
  • Si no ha entrado en un sorteo, nunca podrá ganar un premio.
  • Sospeche si le piden dinero por adelantado para poder cobrar el “premio”.
  • Sospeche si le piden su cuenta bancaria, tarjeta de crédito u otra información confidencial.
  • Si la persona que le contacta parece más emocionada de lo que puede estar usted.
  • Si la persona que le contacta, quiere ser su mejor amigo.
  • Si le dicen que debe responder de inmediato o el dinero será entregado a otra persona.

Consejos generales

Si ya ha enviado el dinero, no envíe más. Si ha enviado datos bancarios, notifique a su banco y cierre su cuenta. Si usted recibe una llamada telefónica, recuerde:

  • Tenga cuidado - si tiene dudas acerca de la persona que llama, cuelgue.
  • Nunca envíe dinero a fin de recibir un "premio".
  • Nunca dé su información financiera personal, como los datos de su cuenta bancaria.
  • Los bancos nunca le pedirán sus datos por teléfono o correo electrónico.
  • Si cree que ha sido estafado acuda directamente a la policía y aporte todos los datos posibles. La Red de Centros Europeos del Consumidor no podrá mediar en supuestos de fraude dado que en este caso no se trata de un problema de consumo y deberá ser resuelto a través de la autoridad policial.

Los servicios de depósito en garantía aceptan y retienen el pago del comprador, generalmente una transferencia vía cheque, orden de pago o tarjeta de crédito, hasta que el comprador recibe y aprueba la mercancía. Solamente entonces, envían el pago al vendedor.

La utilización de éste tipo de servicios puede ser muy útil y una manera bastante segura de comprar productos, sin embargo, últimamente se han multiplicado los fraudes en éste sector.

¿Cómo funciona?

Un vendedor pone mercancías a la venta en una subasta en Internet e insiste en que los potenciales compradores utilicen un servicio de depósito en garantía en particular. Una vez que los compradores realizan el pago al servicio escrow, el comprador no recibe nunca las mercaderías prometidas, no puede localizar al vendedor, ni a la compañía y no pueden obtener la devolución del dinero.

Consejos para evitarlo:

  • Averigüe todo lo posible sobre el vendedor.

Evite hacer negocios con vendedores a los que no pueda identificar. Obtenga el número telefónico del vendedor para tener otra forma de contactarlo. Llame al número telefónico para confirmar que es correcto.

  • Sospeche del servicio de depósito recomendado por el vendedor.
  • Estudie la página web cuidadosamente. El hecho de que la compañía tenga página web no le asegura que no sea fraudulenta.
  • Llame al servicio de atención al cliente de la compañía.

Nunca utilice un servicio de depósito que no ofrece teléfono, fax y dirección. Llame al teléfono que le ofrecen para verificar que el teléfono funciona y es real. Si usted no es capaz de contactar con una persona, desconfíe.

  • Verifique que es una compañía registrada.

Contacte con estas compañías para verificar si la compañía está registrada.

  • Si va a utilizar un servicio de depósito, revise todas las credenciales como TRUSTe, Better Business Bureau y VeriSign Secure.

Obviamente una compañía con una apariencia magnífica no es garantía de que no sea fraudulenta pero errores gramaticales o de deletreo, información inconsistente o links que no funcionan pueden ser indicadores de que nos hayamos ante una página fraudulenta.

  • Evite las compañías que tengan una página web chapucera.
  • Ponga atención en el método de pago que le exige la compañía de Depósito. Si una empresa le pide que haga el pago a una persona física en vez de a una empresa, desconfíe.
  • Muchas páginas fraudulentas copian el contenido de páginas reales y suelen utilizar nombres o dominios que inducen a confusión.
  • La forma de pago puede ser un aviso.
  • Trate de evitar las compañías de depósito que utilizan servicios cómo Western Union o Money Gram.

Western Union no está afiliado a ningún servicio de depósito.

  • Busque la compañía en internet.

Busque la empresa en Google, Yahoo, etc. Si no obtiene resultados en la búsqueda, desconfíe.

  • No confíe en una "super oferta".

Si el precio del producto está muy por debajo del precio de mercado, hay muchas posibilidades de que esté ante un fraude.

Las llamadas "cartas nigerianas" consisten en una inesperada comunicación mediante cartas y sobre todo a través de e-mails en las que el remitente promete negocios muy rentables.

Se llaman cartas "nigerianas" porque en un principio, los remitentes se hacían pasar por ciudadanos de Nigeria o de otros países africanos.

La expectativa de poder ganar mucho dinero mediante unas sencillas gestiones, es el gancho utilizado por los estafadores para que las potenciales víctimas olviden las más elementales precauciones.

¿Cómo funciona?

El método es muy simple:

Un remitente desconocido contacta con la potencial víctima haciéndose pasar por un abogado, familiar o amigo cercano de un miembro del Gobierno o de un importante hombre de negocios que ha perdido la vida en un accidente o durante una revuelta política.

Antes de morir esa persona, depositó una gran cantidad de dinero en una cuenta bancaria. El remitente asegura que tiene acceso legal a esa cuenta y pretende transferir el dinero a una cuenta en el extranjero.

Ha encontrado el nombre y la dirección de la potencial víctima por recomendación de otra persona o por casualidad y la víctima es la única persona de confianza que puede ayudarle a realizar la transferencia del dinero.

Por su asistencia promete a la víctima un porcentaje de la cantidad total de dinero y solicita discreción para llevar a cabo el negocio.

La víctima debe abrir una cuenta en un banco determinado para que pueda remitirle el dinero.

La siguiente fase del fraude consiste en convencer a la víctima de que la transferencia de dinero está en proceso. Para ello, mandan a la víctima documentos aparentemente oficiales, al igual que cartas y movimientos bancarios falsos.

Se lleva a cabo un gran intercambio de cartas, e-mails, faxes y llamadas de teléfono entre los estafadores y su víctima para ganar su confianza y conseguir toda la información personal que sea posible.

Una vez que los estafadores han conseguido que la víctima confíe en ellos y convecerle de que está a punto de recibir todo el dinero, le comunican que han surgido unos problemas inesperados que impiden la entrega del dinero: es absolutamente imprescindible que la víctima pague unos impuestos, unas tasas especiales o unos honorarios a un abogado. Los estafadores aseguran que ese pago será el último que la víctima tenga que hacer.

Sin embargo, después de éste pago van surgiendo nuevos impuestos y tasas que pagar hasta que la víctima empieza a sospechar.

Cuando la víctima deja de pagar, los estafadores desaparecen.

En ocasiones, pasado un tiempo, vuelven a contactar con la víctima haciéndose pasar por investigadores que tienen conocimiento de la estafa y ofrecen su ayuda para recuperar el dinero. Este contacto tiene por objeto conseguir más dinero de la víctima con la excusa de cubrir los costes de las investigaciones.

¿Qué hacer si recibe una de estas cartas?

  • No conteste.
  • Nunca facilite sus datos bancarios ni personales.

¿Qué hacer si ya ha contactado con ellos o pagado alguna cantidad?

  • Guarde todos los documentos que ha recibido y los mensajes que ha mandado.
  • Guarde toda la documentación de las transacciones.
  • Contacte con la policía y siga sus indicaciones.

¿Cómo funciona?

Los estafadores envían mensajes, haciéndose pasar por entidades bancarias que necesitan verificar datos, para conseguir información personal (números de la tarjeta de crédito, contraseñas, etc) de sus víctimas.

En el mensaje que recibe la víctima se le pide que actualice o confirme información de su cuenta bancaria. Para ello, se pide que la víctima entre en un sitio web de apariencia similar a la de su banco real, pero no lo es. Se trata de un sitio creado por los estafadores con la única intención de engañar a la víctima e inducirla a que les suministre información para poder acceder a su cuenta bancaria.

¿Cómo evitarlo?

  • Si recibe un e-mail en el que le solicitan datos personales o financieros no responda ni pinche en el link que aparece en el mensaje.
  • Nunca facilite datos financieros a través de internet porque los bancos reales nunca los solicitan.
  • Informe al banco del que supuestamente procede el e-mail.
  • Utilice anti-virus y un Fire-wall y manténgalo actualizado. Algunos e-mails contienen software que puede dañar su ordenador o rastrear sus actividades en internet sin que usted se dé cuenta.

La Lotería Nacional del Estado advierte sobre esta estafa en su página web.

Las estafas de Lotería se están incrementando de manera alarmante. En muchos casos los estafadores utilizan nombres como El Gordo, El Niño, etc., que inducen a creer que se trata de la Lotería Nacional del Estado.

¿Cómo funciona?

El funcionamiento es el siguiente: la víctima recibe un e-mail en el que se le informa de que ha ganado la lotería, a pesar de que no ha participado en ninguna clase de sorteo. Le piden que contacte con un agente para poder recoger el dinero.

El consumidor contacta con el agente y éste le manda un formulario para verificar su identidad que debe rellenar y reenviar junto con copias de su pasaporte o DNI.

Una vez que el consumidor ha facilitado todos los datos recibe un e-mail en el que le ofrecen tres posibilidades de cobro: una transferencia bancaria, abrir una cuenta en un banco determinado para que ingresen el premio, o recoger el dinero personalmente (normalmente en país muy alejado del domicilio del consumidor).

La mayoría de la gente opta por una transferencia bancaria a su cuenta y esto siempre supone la necesidad de pagos anticipados por honorarios de abogados, tasas, seguros, impuestos, etc. En estos casos se exige que los pagos se hagan a través de Western Union o compañías similares.

En caso de que la víctima opte por abrir una cuenta en el banco que le indican los estafadores, se encontrará con que la política de ése banco exige que hagan un depósito de una cantidad importante de dinero para abrir la cuenta.

Una vez efectuada la transferencia o realizado el depósito en la cuenta los estafadores desaparecen.

¿Qué hacer si recibe un mail comunicándole que ha ganado un premio?

RECUERDE: Si parece demasiado bueno para ser verdad, es probable que sea una estafa.

Recomendaciones:

  • No responda a ninguno de estos mensajes.
  • No envíe dinero.
  • No envíe ni entregue documentos de identidad (ni siquiera copias).
  • Nunca facilite datos de sus cuentas bancarias o tarjetas de pago.

¿Qué hacer si ha contactado con ellos o pagado alguna cantidad?

  • Guarde todos los mensajes electrónicos y de texto que haya recibido o enviado.
  • Guarde todos los documentos acreditativos de las transacciones o los pagos realizados.
  • Denuncie inmediatamente a la policía de su localidad y siga sus indicaciones.

 

Derecho europeo

  • Directiva 2005/29/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de mayo de 2005, relativa a las prácticas comerciales desleales de las empresas en sus relaciones con los consumidores en el mercado interior, que modifica la Directiva 84/450/CEE del Consejo, las Directivas 97/7/CE, 98/27/CE y 2002/65/CE del Parlamento Europeo y del Consejo y el Reglamento (CE) nº 2006/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo (Directiva sobre las prácticas comerciales desleales).
  • Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores.
  • Directiva 1999/44/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de mayo de 1999, sobre determinados aspectos de la venta y las garantías de los bienes de consumo.
  • Directiva 98/6/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de febrero de 1998, relativa a la protección de los consumidores en materia de indicación de los precios de los productos ofrecidos a los consumidores.
  • Directiva 2006/114/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 12 de diciembre de 2006 sobre publicidad engañosa y publicidad comparativa.
  • Directiva 2009/22/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de abril de 2009 relativa a las acciones de cesación en materia de protección de los intereses de los consumidores.